De las Fuentes

Todos los textos contenidos en este blog, tienen las citas textuales e ideográficas correspondientes por derechos de autor, haciendo referencia a las fuentes incluso, utilizando enlaces web para que quien lo visite, pueda llegar a sus autores fácilmente.

LA BUENA ONDA CON QUE TE RECIBEN EN Casatomada, Librería & Café

Silvia Rodríguez Siu y Gabriel Rimachi Sialer

Fue una linda causalidad toparnos en el camino con Casatomada, Librería & Café. Un tanto gracioso porque llegamos en plena decoración de ambientes para la celebración de su primer aniversario de fundación. Y, aunque no teníamos cámara oficial, por el gusto, era inevitable dejar de conversar con su creador, el escritor Gabriel Rimachi Sialer y así, nació espontáneamente y sin previa cita, una pequeña entrevista realizada con mucho feeling, que pueden visualizar desde aquí:


Me ha gustado mucho el espacio, cómo han distribuido los libros y que además, estén en venta también, pinturas, dibujos, rompecabezas, entre otros, que van muy bien con la propuesta de un espacio cultural. Además, la casa es hermosa y lo mejor es el trato que te dan desde que ingresas: ¡Una maravilla!
Si vas a comprar un libro original, deseas tomarte un café y conversar sobre literatura, una muy buena opción es #Casatomada!

¡Un abrazo a todxs!
¡Gracias por leerme! 
¡Buen fin de semana!


Silvia

* Yapa:
- Casatomada, Librería & Café queda en Av. Petit Thouars 3506 #SanIsidro 
- Gracias por la complicidad y el registro, Miguel Cataño 

RECORDANDO EL FESTIVAL AMO AMAZONÍA

Silvia Rodríguez Siu junto a la Bandera de la Paz en la Playa Agua Dulce

Tiempos hermosos, en el 2010 en la playa Agua dulce: Muchas personas nos reunimos para realizar la figura de una mariposa que se podría observar desde arriba, desde los acantilados junto a la frase #AmoAmazonía para revalorizar las riquezas naturales y culturales que poseemos Aquí pueden ver algunas imágenes:



Silvia Rodríguez Siu
Golpetierra
Red Peruana de Cultura

CARTAS CON HILDA BERGER, Presidenta del Comité Pro-Niño de la Calle

Conocí a la admirable alemana Hilda Berger, luego de que gané un concurso sobre los derechos del niño, allá por 1991. Ella era la organizadora del certamen y la magia, a través de la charla, fue instantánea cuando nos conocimos, el día que fui a recibir mis premios. A partir de allí, comenzamos a frecuentarnos: ella de unos 87 años y yo de unos 15, lo que no fue barrera para que las charlas se hicieran interminables. Recuerdo que su gran amor fue un artesano ayacuchano con el que no sé si llegaría a tener una relación…pero bueno, bien dicen que muchas veces, los amores más grandes son los imposibles. Hilda me transmitió tantas cosas que en ese momento de mi vida, no consideraba tan importantes como ahora: el valor de la vida y el amor: sobre todo, el que tiene que ver con el servicio a la comunidad y en su caso, con los niños. Gracias Hilda…te quiero.
Silvia
*
*
*
HADA MADRINA DE LOS NIÑOS DE LA CALLE

No puedo dejar de ocultar la admiración que sentí al charlar con Hilda Berger, una mujer que ha dedicado su vida a los niños que no tienen la suerte de tener un hogar o que viven cargados de responsabilidades por causa de diversos factores, que ellos no entienden y por lo que toman rumbos equivocados. Ella es la organizadora del Comité Pro Niño de la Calle del cual es presidente honorario Monseñor Alfredo Noriega. El Comité fue creado para hacer tomar conciencia al pueblo peruano, de la difícil situación que viven muchos niños en el país y para luchar por la supervivencia y el bienestar de ellos, con el apoyo solidario de todos los peruanos.

Hilda Berger sostuvo que muchos niños viven en la calle porque en los miles de hogares pobres que existen en nuestros países, la mayoría de los hombres abandonan a su pareja en estado de embarazo o al hogar por no contar con los ingresos necesarios para sostener una familia de 6 u 8 hijos. Así, los niños se ven obligados a tomar malos caminos y a desarrollarse rápidamente desde temprana edad.

Todos tenemos la oportunidad de contribuir, como lo hace Hilda Berger, a favor de nuestros niños. Si estás interesado en apoyar esta tarea, puedes dirigirte al Comité Pro Niño de la Calle, avenida La Paz #535, Miraflores – Lima 18.

Silvia Patricia Rodríguez Siu
Corresponsal Escolar del diario El Comercio – C.N.M. “Miguel Grau” de Magdalena del Mar.
Artículo publicado en la Sección Escolar, el domingo 15 de marzo de 1992
*
*
*
Cuando la amistad con Hilda se tornó sólida y conocía más a fondo, su trabajo con los niños de la calle, fue que espontáneamente, decidí publicar el artículo arriba mostrado. A raíz de este, Hilda desde su máquina de escribir, me escribió una carta que decía:
*
*
*
Lima, 01 de abril de 1992

Querida Silvia:

Te estuve llamando infinidad de veces pero el teléfono, o parecía descolgado, o no contestaban, o me decían que tú no estabas o que estabas ocupada. Daba mi nombre, pero sin duda se olvidaron de darte el recado.

Te quería agradecer mucho tu generosidad en haber publicado esa nota tan entusiasta sobre lo que yo trato de hacer…Hubo muchas llamadas y visitas, algunas muy interesantes que me dan nuevas ideas.

¿Cómo van tus estudios? Confío en que los éxitos continúen y hasta que vayan in crescendo.

Estoy con grandes proyectos. Dios quiera prosperen.

Saludos a tu mamá y un beso para ti.

P.S. No escribo más, pues tengo los minutos más bien contados, lo que es preferible a que sobre el tiempo.
*
*
*
Lima, 29 de octubre de 2007

Querida, extrañada y recordada Hilda:

He querido saber otra vez de ti. La última vez que fui a visitarte (allá por los años 90), no me reconociste…la vejez había llegado y recién me di cuenta de ello. Sentí tanta tristeza ese día…pero a la vez, todo lo que habíamos hablado durante el tiempo de nuestra amistad, sirvió para comprender que todo es parte de la vida, como el tomar aliento y caminar hacia delante.

Tengo tantos recuerdos de ti: desde tus enseñanzas intelectuales, hasta las conversaciones más sencillas que tuvimos. Te extraño mucho. Hoy he recordado el libro de palabras sabias que escribiste y que con dedicatoria me regalaste: ¡qué bruta soy! Se lo presté a un ex enamorado y nunca me lo devolvió. Bien decías que ese hombre no me convenía, ¡jajajaja!…bueno, como sea, siento curiosidad por leerlo de nuevo, y por leer qué pusiste en esa dedicatoria.

Se me han pegado tantas cosas de ti…ahora yo también guardo artículos de periódicos, esperando que algún día sirvan. También uso las post data de la única carta que me enviaste (respetando el derecho de autor, ¡jejeje!). Son innumerables las cosas que me enseñaste, incluyendo, los ejercicios de yoga que recién me estoy animando a hacer. Gracias por todo amiga.

Silvia

P.S. "No escribo más, pues tengo los minutos más bien contados, lo que es preferible a que sobre el tiempo".

LA MUÑECA DE GUILLERMINA | Un hermoso acto de desprendimiento


Por: Silvia Rodríguez Siu

Voluntaria
Magis Comedor y Diario Depor


Dentro de toda esta ardua y hermosa experiencia que significó el ir de lugar en lugar, de casa en casa recolectando las donaciones que ustedes comparten con éstxs niñxs en Navidad, pequeñxs que viven una situación especial, nos topamos con deseos e historias maravillosas que son enseñanzas de vida. Algunas personas en el camino, se preguntaban qué era lo que nos motivaba el participar de esta tarea en donde no percibimos un sueldo.

Uno de esos días, una de las amigas voluntarias y yo, visitamos la casa de Gina para recoger algunos juguetes y allí conocimos a su mamá, la señora Guillermina y entendimos que todo en esta vida no es casualidad, sino, causalidad como se dice en el mundo andino. No bastó que Gina nos donara juguetes nuevos; la señora Guillermina envió a su hija a sacar su muñeca engreída, aquella que había cuidado por tantos años con mucha adoración. Es así como nos contó esta conmovedora historia:

"Hace muchos años, cuando nació Gina, éramos muy pobres. Cuando vi esta muñeca, me gustó tanto que deseaba que fuera de mi hijita. Pasó largo tiempo para juntar el dinero necesario para poder comprarla, hasta que al fin pude lograrlo! Se la regalé a Gina, pero ella no le hizo caso, así que decidí quedarme con la muñeca a la cual he cuidado hasta la actualidad. Hoy que veo que tengo la oportunidad de dar y que ya he vivido mucho, les encargo esta muñeca que es la que más quiero, para que se la den a una niña a la que pueda hacer tan feliz como me hizo a mí".

En ese momento pudimos ver con claridad que son ese tipo de historias las que nos motivan a seguir en esta tarea. "Ese momento se llama FELICIDAD". Felicidad, valga la redundancia, de ser un canal, por el cual, personas de cualquier edad, religión, ideología, condición social o cultural puede dar lecciones de desprendimiento y amor por el otro, que es finalmente, la fuerza que aún sostiene al mundo.

TODOS LOS DÍAS JOSÉ... | Texto ganador del concurso sobre la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño.

Sí pues, todos los niños “GOZARÁN DE PROTECCIÓN ESPECIAL Y DISPONDRÍAN DE OPORTUNIDADES Y SERVICIOS…PARA QUE PUEDAN DESARROLLARSE FÍSICA, MENTAL, MORAL, ESPIRITUAL Y SOCIALMENTE, EN FORMA SALUDABLE Y NORMAL, ASÏ COMO EN CONDICIONES DE LIBERTAD Y DIGNIDAD…”.

Conocí a José en el paradero; regresaba a la casa luego de escuchar clase toda la mañana:

 - Dame propina, pues…
 - No, no tengo, ¡no fastidies, ya!
 - Invita pata.

Allí estaba José, con su casaca de buzo azul, sus pelos trinchudos (le dicen “trinche”), y su franelita roja, siempre sonriente, siempre confianzudo para ver si le dan algo…

José trabaja limpiando carros en las mañanas; no va al colegio; lo veo antes de las ocho de la mañana, a las dos de la tarde. A veces, en la noche, cuando paso por allí, él está limpiando carros, pidiendo propina. Tiene un grupo como de seis chiquillos más; todos limpian carros. A veces veo que se dan de trompadas; luego en otro momento se abrazan, se protegen, se quieren mucho. Duermen en el parquesito de la vuelta, en las bancas o en el “mismito” piso.

José quiere mucho a su mamá y cuando está contento habla de ella y de su casa; para triste, cuenta sus problemas y dice que menos mal tiene un amigo que le ayuda mucho, Marcelo.

 - Yo vivo con mi mamá, con mi viejo no vivimos, hace tiempo que no lo veo; mejor, porque todo el día andaba borracho y le pegaba a mi mamá y a nosotros también.
 Empecé con la droga, cuando empecé a dormir en el parque con mis amigos. Con terokal empezamos; ya después conocimos a Marcelo; él nos dio otra cosa. A veces repartíamos también.

En la casa no había plata para la comida, por eso teníamos que trabajar. Mi mamá lava ropa, no alcanza con lo que gana, por eso tengo que aportar, encima que mi viejo se chupaba toda la plata…

Marcelo nos controla todito lo que hacemos; nos da premios si hacemos lo que nos manda o sino nos pega. Él nos quiere mucho y nos cuida y corrige.

 Yo le digo a José para ir al colegio:

 - ¡Qué voy a ir al colegio!, no me gusta, además no tengo tiempo, todo el día tengo que trabajar para ayudar a mi vieja, sino, nos morimos de hambre en mi casa. Lo que sí me gusta es cuando vamos con mis patas al colegio de mujeres, a la hora de salida, para volarnos unas que otras faldas; nos divertimos mucho.

José, cuando habla, no aparenta la edad que tiene. Él cuando habla, parece un hombre maduro que sabe mucho de la vida, que el día entero se la pasa viendo cómo va a resolver su problema.

- Yo gorreo carros para no pagar pasaje, por eso me subo por atrás y voy colgado porque si me pesca el cobrador me bota. A veces que subo al micro con mis patas y nos comenzamos a empujar y a hacer los diforzados; uno de nosotros por atrás, le corta la cartera con una navajita a la persona del costado y ni se dan cuenta.

¡Qué rico frío que siento cuando voy a dormir en el parquesito!, y como no puedo dormir, a veces nomás me pongo a pensar, cuando veo a otros chiquillos: “Quisiera tener plata, también quisiera ser blancón…sin plata no vales nada…”.

A veces extraño a mi mamá; yo la quiero mucho. Creo que es lo único que quiero en verdad. Ella me cuidaba; hasta me acuerdo que me llevaba al colegio en primer grado. Siempre trabaja, trabaja como burro, trabaja un montón pues; todo por nosotros y nunca tiene plata; a veces ni para el almuerzo le alcanzaba. Mi mamá me quería; ella nomás, nadie más…por eso yo no quiero a nadie más.

En estos últimos días a José ya no le he visto; no sé dónde se habrá metido y me da mucha pena no encontrármelo porque, después de todo, era un buen amigo. Espero que nada malo le haya pasado, sin protección, ¡pobre!; quisiera que tuviera aunque sea, todo lo humilde que felizmente Dios me dio. Qué mala suerte ha tenido.

Cuando escucho que todos los niños tienen derecho a la vida, a ser dignos, a ser felices, me pregunto: ¿de qué niños estarán hablando? ¿hablarán de niños como José?.
Sería muy lindo que esas palabras fueran realidad; que todos los “Josés” del mundo tuvieran una casa, tres comidas buenas todos los días, ropa y zapatos, escuela y sobre todo, mucho cariño. Que nadie se atreviera a pegarles, a humillarles por el solo hecho de estar solos, de ser pobres, por ser muy cholos o muy negros. Y lo digo, no porque me dé lástima; lo digo porque siento que en la sociedad, la justicia no es la misma para todos; es más, diría que para muchos, ella no existe…

Generalmente los “Josés” de hoy nacieron de otros “Josés”…¡qué tal cadena!; ¿siempre los “Josés” saldrán del mismo lugar? ¿saldrán de ellos mismos?; y lo peor es que los “Josés” sufren tanto porque nunca nadie les dio la oportunidad de cambiar sus vidas…¿será que nos estamos deshumanizando?.

No creo; aún hay gente en el mundo que lucha porque exista justicia en la sociedad, porque ama la vida…lo bonito sería que los que luchen por los niños, por la vida, fuéramos todos; ¡así, cómo no cambiarían las cosas!.


Silvia Patricia Rodríguez Siu
1990
Texto ganador del concurso sobre la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño.
Tema: Los niños tenemos derechos…¿cuál te gusta más? y ¿qué hay que hacer para cumplirlos?
Organizador: Comité Pro - niño de la calle.
Auspiciadores: UNICEF y Diario “El Comercio”.

Parte del texto fue publicado en el boletín “Identidad a la vanguardia” del Centro Cultural Identidad, el 16 de enero de 1992.

MAMÁS MUY ESPECIALES, LAS DE LOS NIÑOS ESPECIALES

En el distrito de San Miguel donde vivo, hace más de un año funciona la Asociación Alma Buena, que educa a niños con retardo mental. Inclusive en vacaciones ellos trabajan y, junto a los maestros, veo a las madres que con amor y sacrificio acompañan día a día a sus hijos.
 Por eso quise dedicar este artículo a todas aquellas madres que dedican su vida al cuidado de sus hijos, de esos “niños especiales”, a los que aman más, sin lamentarse, ni avergonzarse, ni mucho menos desmayar; sino, por el contrario, brindan mayor cariño y apoyo en su largo e interminable período de aprendizaje.

Este rol es difícil y de allí deriva la admiración que debemos tenerles, porque el proceso de desarrollo de sus niños es lento, porque tienen menor poder de captación y tienen muchas veces que ser dependientes toda su vida. Las únicas que nunca se cansan ni los abandonan, son ellas: sus madres. Estos niños no podrían muchas veces sobrevivir ni adaptarse al mundo sin una madre a su lado para asearlos, ayudarles en todo y para amarlos y aceptarlos tal y como son, luchando constantemente junto a ellos. “Madre hay una sola”; valorémosla como lo hacen estos niños que, aunque un poco diferentes a nosotros, les demuestran abiertamente un amor muy especial.

Silvia Patricia Rodríguez Siu
Corresponsal Escolar del diario El Comercio – C.N.M. “Miguel Grau” de agdalena del Mar.
Artículo publicado en la Sección Escolar, el domingo 10 de mayo de 1992.
*
*
*
A la semana siguiente de escrito este artículo, llegaron a mi casa, por la noche, dos padres de familia de esta Asociación a dejarme una carta muy sincera de agradecimiento por el artículo publicado. Se sorprendieron al ver que alguien tan menuda y que no aparentaba su edad (toda una gusanita yo), hubiera tomado la iniciativa de escribir sobre niños especiales.
*
*
*
San Miguel, 1 de junio de 1992

Señorita
Silvia Rodríguez Siu
Alumna del colegio “Miguel Grau” Magdalena
Corresponsal del diarios El Comercio
Presente.-

No sabe Ud. la emoción que nos ha hecho sentir al ver en el diario El Comercio el artículo dedicado a las madres de la Asociación Alma Buena.
Gracias por dedicarnos estas notas tan sentidas; vuestro reconocimiento a nuestra labor de padres de niños especiales nos ayudará a seguir adelante.

Le diremos que somos una asociación privada sin fines de lucro, creada y dirigida por los propios padres que tienen hijos con retardo leve o moderado, concientes de sus limitaciones, nos hemos trazado el gran objetivo de construirles un alberge-taller-empresa.

Somos una institución reconocida por el Ministerio de Educación, cuyo objetivo es crear personas productivas que no sean cargas para sus familias ni la sociedad.

Nuevamente, muchas gracias. Cualquier información adicional nos tiene a sus órdenes y nos será grato conocerla.

Siempre tendrá las puertas de nuestra asociación.

Atentamente,

Eduardo Ramírez R.
Presidente
Asociación Alma Buena
*
*
*
Siete meses después, volví a escribir un artículo sobre los niños de esta Asociación (desde mi querida amiga Hilda Berger, el tema de los niños me había interesado aún más):

TAMBIÉN ELLOS NOS PUEDEN ENSEÑAR

Algunas personas cuando ven u oyen a un niño especial (con retardo) tienen lástima o se burlan de él. Personalmente, esto me desconcierta y apena, pues estas personitas son las más dóciles y cariñosas del mundo.

Los centros de educación especial se encargan de brindar aprestamientos psicológico-neurológico a los pequeños, lo cual requiere de mucho tiempo y paciencia por parte de los especialistas encargados, quienes además les dan pautas educativas de aseo, alimentación, recreación, socialización y otros programas para que puedan incorporarse a la sociedad.

Me alegra vivir cerca de la “Asociación Alma Buena”, pues al abrir mi ventana y mirar en frente, puedo ver cómo estos niños se llevan a las mil maravillas, entre risas y juegos – como cualquier otro niño – y el amor que les prodigan sus profesoras y especialistas que se encargan de ellos cada día. También son traviesos, juguetones y alegres.

Silvia Patricia Rodríguez Siu
Corresponsal Escolar del diario El Comercio – C.N.M. “Miguel Grau” de Magdalena del Mar.
Artículo publicado en la Sección Escolar, el domingo 10 de mayo de 1992.
*
*
*
A los días, dos padres de la Asociación Alma Buena me pidieron acompañarlos al local de su institución. Nunca olvidaré ese día: fue la primera vez que recibí una ovación con palmas tan sinceras que venían del corazón de estos dedicados padres, algo que nunca busqué, pero que se dio de manera maravillosa; no recuerdo qué les dije, solo sé que estaba muy sonrojada y hablé poco, pero en el mismo lenguaje de ellos…aquel que viene del corazón.


P.D. Ese local, en el barrio de San Miguel, ha significado mucho para mí: Primero fue alquilado por mi tío Ramón, músico, para organizar eventos de rompe y raja, en donde mi primo Beto y yo, participábamos a golpe de Tondero. Luego, la Asociación Alma Buena funcionó allí, hasta que cambiaron de local; y hoy, 2007, es el local del Centro Cultural de teatro Maguey en donde mi hermana Jenny se transforma cada día.

LA CEREMONIA DE INAUGURACIÓN DE LA FIL LIMA 2019: UN DESDÉN PARA LAS ESCRITORAS PERUANAS

Imagen: Pantallazo del post de la periodista Jackeline Fowks

Por: Silvia Rodríguez Siu
Periodista

Aunque emocionada visito la Feria Internacional del Libro en Lima, debo mencionar algo que no me ha gustado de esta edición que acaba de empezar. Al igual que sucedió en la Feria del Libro de Guadalajara en mayo de este año (que también llevó el nombre de nuestro Nobel Mario Vargas Llosa), es terrible que la FIL Lima 2019, en la ceremonia de inauguración celebrada anoche, y que contó con la presencia de nuestro Presidente de la República, Martín Vizcarra, también haya dejado de lado a las representantes mujeres en la mesa de honor (pues no hubo ni una).  Definitivamente, algo que opaca un evento tan importante y que es incoherente al discurso de paridad e igualdad de género (para desterrar la misoginia) que desde el Estado se viene incentivando y en donde el papel de la cultura juega un papel valioso.

El reclamo de mucha gente y que se ha hecho visible a través de las redes sociales, frente al desdén de la Cámara Peruana del Libro como organizador oficial de este evento es totalmente válido.  Esperamos que dicha entidad pueda pronunciarse dando una explicación al respecto, aunque, no creo, haya razón convincente que pueda hacer pasar por alto una ceremonia tan falta de consideración y respeto.

Una justificación desde el punto de vista del marketing empresarial editorial, tampoco tendría cabida.  Como bien dio a entender Enrique Planas de su artículo del Diario El Comercio (versión electrónica del 19-07-2019 www.elcomercioperu.pe), la oferta editorial de hoy en día, son los libros en torno al tema de género que junto al debate de política y poder en el país constituyen los puntos más relevantes y por ende, de los más consumidos por el público lector. Y en el caso de los de género, es producto del trabajo intelectual y de investigación de mujeres quienes con sus obras están moviendo la economía a través de la industria editorial.

La educación y el cambio de mentalidad de nuestra sociedad por una convivencia saludable en donde se dé tolerancia cero a los feminicidios que ocurren en nuestro país, es una tarea obligatoria desde todo ámbito y la reflexión en torno a los problemas de género se hacen también desde la cultura; por ello, visibilizar y reconocer el trabajo de las escritoras peruanas es un punto que no puede pasar desapercibido.

La ceremonia de inauguración de la FIL Lima 2019: Un mal comienzo, sobre todo, para quienes dicen desear transformar las cosas positivamente. Recuerden que para ello se hace necesario empezar desde el propio ámbito.

Lxs invito a comentar.
Abrazos a todxs!

Silvia

Yapa:

*Esta nota nació del párrafo de una crónica escrita por mí hace unas horas y que pueden leer desde mi blog: Garabatoformal

*Ya se están empezando a tomar acciones por escritoras mujeres. Pueden ver la nota de manoalzada.pe : La escritora Victoria Guerrero no participará en la FIL Lima 2019. Puede verse en:
Mano Alzada